editada_capa_elife1

FLOW: Inteligencia continua para tu marca

Published by

Posted on 17 de enero de 2018

La cantidad de datos que las personas dejan en el universo digital ha alcanzado volúmenes inéditos, y cada vez hay más por el abaratamiento de los smartphones y los paquetes de datos para el uso de Internet. Búsquedas en Google, actualización de redes sociales, compras en e-commerce o interacciones con chabots, son algunos ejemplos de fuentes disponibles para conocer mejor a los grupos específicos de consumidores.

Sin embargo, el abordaje que todavía domina en el desarrollo de estudios de mercado, sigue basándose en conceptos de 1935, el año en el que George Gallup fundó el instituto con el mismo nombre y que fue responsable de la popularización de las búsquedas de opinión pública para prever resultados de elecciones o entender percepciones de los consumidores sobre un producto.

En E.life pensamos que ha llegado el momento de jubilar al Sr. Gallup y ver desde otra perspectiva la investigación de mercado. En vez de intentar prever el comportamiento de un grupo de 12 personas, queremos analizar millones de búsquedas en Google diariamente. En vez de poner a un estudiante en medio de una calle transitada o en el aeropuerto preguntando cuál es tu yogurt favorito, queremos invitar a los consumidores que interactúen con chatbots desde la comodidad de sus casas u oficinas.

Si queremos realizar una analogía, ha llegado el momento de dejar atrás el mundo Gallup e introducirse en el mundo GAFT (Google, Amazon, Facebook y Twitter), como cuando el cine asumió el liderazgo de llevar el arte de contar historias a las grandes masas, y que durante mucho años dominó el teatro.

En E.life llevamos 14 años ayudando a grandes empresas a dar este paso utilizando la monitorización de redes sociales. Cada año evolucionamos nuestros modelos y procesos para adaptarnos a la velocidad con la que los consumidores acceden a las nuevas tecnologías. Este año, traemos una importante novedad al  mercado, un concepto que hemos bautizado con el término FLOW: Inteligencia continua a través del análisis de datos recogidos en los touchpoints digitales de un público específico.

Flow engloba dos ideas fundamentales:

  • La entrega de análisis más cortos y enfocados en temas y subtemas transversales a la marca durante todo el año (por ejemplo, para una marca de champú, analizar también que ocurre en el universo de las personas que tienen canas).
  • La identificación de temas fuera del radar (hidden gems) a partir de las entregas mencionadas en el punto anterior (por ejemplo, reacciones alérgicas al tinte para el cabello).

Cómo se aplica el modelo FLOW en el día a día de una empresa:

  1. Reuniones mensuales: el equipo de inteligencia de E.life se reúne mensualmente con el cliente. En estas reuniones se presentan hipótesis que surgen a partir de los primeros datos digitales extraídos. Las hipótesis son rechazadas o confirmadas por el cliente y se plantean otras nuevas. En los encuentros mensuales, E.life y el cliente deben llegar a un consenso de lo que será prioritario para la investigación del primer mes. Al mes siguiente, los datos que se han estudiado en profundidad, serán presentados y nuevos desafíos e hipótesis serán discutidos entre el cliente y E.life.
  2. Creación de Mapas Conceptuales: para cada reunión mensual se añadirán nuevos temas de interés y se creará un mapa conceptual que represente no solo los temas analizados, sino también en lo que puede derivar.

Ventajas principales:

  1. Un nuevo esquema que permite estudiar con más rapidez el comportamiento del consumidor. Con una investigación de mercado tradicional tardaríamos unos 6 meses, mientras que con la entrega digital reduciríamos el tiempo de estudio a un mes.
  2. Menos costes: el acceso a los datos digitales es más sencillo y amplio, por lo que es posible analizar diferentes escenarios y confirmar hipótesis con menos costes. La mayoría de los datos de los consumidores están disponibles gratuitamente en plataformas como Facebook y Google.
  3. Acabar con los análisis retroactivos: el cliente y E.life analizarán los datos y tendencias que sean de interés para la empresa, sus negocios y posicionamientos futuros.

FLOW es por tanto un proceso: del análisis del universo conocido pasamos a identificar lo que está fuera de nuestro campo de visión, pero que está ahí para que lo descubramos, escondido bajo terabytes de datos generados todos los días por millones de personas.

¿Aceptas el desafío de rediseñar la forma como tu empresa analiza escenarios y datos?